domingo, 23 de febrero de 2014

VISIÓN REFLEXIVA DE UN EUROFAN A LA GALA DE TVE 2014

YA ME HE LEVANTADO... Hace casi una hora. En mi casa es que somos algo "gallináceas". Sin tener la necesidad de poner huevo alguno, madrugamos; nos acostamos tarde, no vayan a creer. Somos de poco dormir. Pero no quiero seguir divagando porque mi buen amigo José Rodríguez anda esperando con cierta curiosidad e incertidumbre mi opinión sobre la gala MIRA QUIEN VA A EUROVISIÓN.

Comienzo mi análisis por donde he de hacerlo, por el principio.

El nombre de la gala elevó mi ansia, pues indicaba poca cosa, y la poca que indicaba no presagiaba nada bueno. Me cansa tanta copia cutre por no pensar. Ya ven ¡Mira quien va a eurovisión! podría resultar incluso peyorativo. Imagínenlo.

¡Un jurado!. Se ha puesto de moda. ¡Ya ven! Y... ¿Quiénes? Pues el incombustible como jurado ya David Bustamante, al que harán fijo en esto de decidir sobre cómo los demás desarrollan su creatividad; Merche, que se transporta desde "Tú sí que vales", pues se ha hecho fija de Gestmusic, el monstruo creado por ex de la Trinca; y Mónica Naranjo, que supongo costará un potosí traerla cada semana desde Italia para presentar "Tu cara me suena", de Antena 3, y que lo mismo, no lo sé, también pertenece a Toni Cruz, y aprovechando viaje pues para tomar parte en la decisión de quien manda RTVE al Eurofestival.

Lo peor del jurado es que, de los tres artistas, dos, Merche y Mónica, no han sido muy amables con el Eurovision Song Contest. Nada amables. Pero claro, el dinero es el dinero, y sobre todo la continuidad de seguir perteneciendo a ese monstruo televisivo que es Gestmusic. La olla grande, vaya.

Su función durante la gala fue patética. Mónica, llorando con la actuación de Brequette. Cutre, cutre. Luego no volvió a abrir la boca durante unas cuantas actuaciones, como si hubiera entrado en estado de schock. Y para eso cobrar lo que cobraría. Luego, Merche, con la eterna sonrisa forzada, parecía cualquiera de los coucher de La Voz, que siempre adulan hagan lo que hagan los cantantes; David Bustamante, poniendo siempre el tono sentimental, no olvidemos que era el llorón de Operación Triunfo 1. Se podrían haber ahorrado esos honorarios.

La presentadora, mira por donde, me gustó. Ya es raro en mí, porque la incombustible Anne Igartiburu se entera menos que Teresa Campos. Ella va, le hablan por el pinganillo, asépticamente presenta y poco corazón... Pero, como he dicho, ayer le vi un ápice de vida, poca, pero algo. Pues parece siempre I Robota, por eso de darle algo de feminidad al término....

Los cantantes y sus canciones. Pues en ese aspecto he de decir que me pareció "buena", bastante aceptable. Desde "Pasaporte a Dublín", RTVE no ha realizado ningún programa donde se haya tomado en serio el Festival hasta anoche. La Sirenita, graciosa, muy graciosa. No conozco a la actriz-cómica-humorista, pero me encantó su desparpajo andaluz y su guión que parecía, como ha de parecer siempre en esto de hacer reír, improvisado.

Como iba diciendo las canciones eran todas bastante aceptables y hubo poca desafinación en general, y todos los chicos y chicas que se subieron al escenario para defender sus propuestas lo hicieron de manera altamente profesional. Sonido, que no olvidemos lo cutre de anteriores galas, perfecto. No se pasaron en puestas en escenas exageradas y todo quedó como debía de ser: digno, muy digno. Otra cosa es luego lo que se le ocurran a los "iluminados" de RTVE para el directo allá en Copenhague. Espero que no piensen nada y dejen la cosa como está.

La ganadora, era mi favorita. Poco he dicho de eso, porque siempre he creído que nosotros, los eurofans, tenemos la conciencia de que somos el alma mater de Eurovisión, y no creo que eso sea una realidad. Es evidente que tenemos bastante protagonismo, pero para nada nuestros gustos son siempre los del público que en realidad vota. Ni mucho menos. 

Como resumen final diré que mi nota de la gala está por encima del ocho, y sobre la elección final rondando el diez. Es una buena apuesta. Después de Pastora Soler, de las mejores de los últimos veinte años, o por qué no decirlo, de las mejores desde "Eres tú" de Mocedades. No me aventuro a decir el puesto. Pero no quedaremos nada mal. No señor.

JUAN ANDRES MATEOS



No hay comentarios:

Publicar un comentario