lunes, 21 de junio de 2010

FESTIVAL EUROVISION 2010: EL RESUMEN



FESTIVAL DE EUROVISION 2010: El resumen final



Han transcurrido ya algunas semanas de la 55 Edición del Festival de Eurovisión 2010, y aún no me había sentido dispuesto (por causas externas e internas que no vienen a cuento) a escribir una última reflexión sobre el mismo. Hoy, en esta mañana en que oficialmente comienza el verano,(aunque la climatología actual lo desmienta), intento poner cuerpo a un especie de resumen de lo acontecido en Oslo ese 29 de Mayo.
Como todos sabeís el Festival no es únicamente la noche de la final, pero, por razones de no extenderme demasiado, todo se reducirá a la noche Final, a la que entrará en la Historia de este Evento, tan menospreciado por muchos sectores de nuestro peculiar País.
Como se sabe, triunfo de ALEMANIA tras muchos años de sequía (recordad que el único triunfo germano fue del de Nicole en 1982). LENA MEYER y su “Satellite” de grandes influencias norteamericanas, vencen y convencen a público y a Jurado para alzarse son el primer premio obteniendo la nada despreciable cifra de 246 votos.
La imagen de la jovencita fresca, alegre, algo pasota y despistada, gustan a casi todo el mundo y, especialmente a la juventud, que se inflan a mandar SMS. Esta es otra, amigos, creo que Eurovisión está en manos de los jóvenes. Sí, creo que esta es la conclusión a la que he llegado tras resultados. Recordad que cuando se abre por primera vez la posibilidad de enviar mensajes de móvil es en Atenas 2006 y vence un sorprendente LORDI que, literalmente, “destroza” los cimientos festivaleros. Este año los dos primeros puestos están ocupados por Alemania y esa jovencita saltarina (que hace bailar a media Europa) y por TURQUIA y ese grupo joven y rockero llamados manga (premio MTV 2009). Es cierto, creo que la mayoría de votantes es gente joven, y que han desbancado a los adultos (que sí ven el Festival, sin duda, pero les cuesta más manejar nuevas tecnologías). Y eso hace que Eurovisión deje de ser un referente del Eurofan. Porque, no nos engañemos, el seguidor del Festival que está allí, “in situ”, no vota, y que sus gustos, muchas veces difieren de los del telespectador normal que mira Eurovisión únicamente esta noche.
¿Y el fenómeno emigrante?. Sí, claro que influye asimismo, este afán patriota se despierta desaforadamente y obliga, literalmente, a todo el que está fuera del País de origen, apoye desesperadamente a su canción y representante. Eurovisión no puede luchar contra todos los elementos, ni controlar el tipo de voto (aunque se ha mejorado con la inclusión del 50 por ciento del Jurado). No hablo del vecinismo que sí, también existe, pero no es suficiente para aupar en lo más alto a un País del entorno-cultural-geográfico similar. Para ganar Eurovisión TODOS o casi todos votan al vencedor.
Sigamos con el Top 5
RUMANIA y sus pianos ardientes consiguen un (para mí), sorprendente tercer lugar. El tema gustaba y ese estribillo del dúo mixto hacían bailar a muchos y se quedan a 8 votos del subcampeonato.
DINAMARCA, esa sí es la típica canción de festival que gusta a casi todo el mundo. Te recordaba a muchas anteriores de manera sutil y tocaba tópicos, pero entraba a la primera y rondó los buenos puestos. Un cuarto para esa pareja mixta con poco feeling en persona, pero que hicieron aflorar el “sonido Abba” en el abarrotado Telenor Arena.
AZERBAIYAN y Safura se colocan en el 5 lugar. El tema estaba muy bien, y era favorito, El “Drip-drop” coreografíado por profesionales que trabajaron con Beyoncé, es agradable de escuchar y gusta de ver. El hándicap es que, a diferencia de otras, costaba entrar en tu memoria musical selectiva, por tánto, quizá, doble mérito.
ESPAÑA, ¡ay, Señor, Señor!. Siempre nos ocurre algo, y este 2010 no iba a ser menos. Quisera destacar las buenas relaciones de TVE con todos los seguidores españoles, que hicieron que la buena armonía reinara entre miembros de la delegación hispana, prensa y fans. Este año un 10, de verdad.
DANIEL DIGES y su ALGO PEQUEÑITO quedan en el puesto 15, que, visto lo visto, no está tan mal: mejor puesto de España desde 2004 con Ramón en Estambul (10) y tras la debacle del espontáneo, creo que la profesionalidad del cantante y bailarines quedó de manifiesto.
Daniel se puso nervioso, muy nervioso, y no cantó como, por ejemplo en el primer ensayo que nos dejó a todos con la piel de gallina. Siguió correctamente la canción, aunque su mirada estuviera atenta a lo que sucedía a poca distancia de él. No hablemos de la gran decepción que sufrimos todos los asistentes y de la que no salimos hasta que se anunció que España repetiría actuación al final. Pero, tengo que ser sincero: a Daniel, en la segunda actuación se le nota cansado, como deseando salir ya de esto y dedicarse en cuerpo y alma a su disco. El espontáneo consiguió el boicot de España, y , aunque repitiera actuación Daniel, no fue igual en absoluto: el trabajo intenso de dos meses se esfumó.
LO PEOR: la Organización del Festival. Sin duda el peor organizado de todos los que he visto: en las Semifinales sin personal que pusiera orden al gran desbarajuste de público que se sentaba donde le viniera en gana, creando filas con sillas móviles en pleno pasillo y saltándose a la torera los espacios marcados. Pancartas, banderas, gente saltando durante las actuaciones tapando la visión de todos, y sin que nadie remediara tal desaguisado: un caos. Señores, de seguir así les recomiendo vean el Festival desde las gradas altas.
El transporte al Telenor fue de risa, incluso para el público de la propia capital noruega, que tenía que recorrer un laberinto vallado y cruzar varios puentes (arriba y abajo), y hacer algunos km a pie para acceder al recinto. Para los periodistas pusieron su bus correspondiente, pero eso: uno para centenares…de risa vamos.
Seguridad: nula. Acceso por minusválidos sin registrar bolsas, y, el cúmulo del despropósito el del catalán con barretina que, vestido de oscuro consiguió sentarse en un puesto de un cámara ¿…? Y saltar al escenario cuando cantaba Daniel, ¿y si hubiera llevado una bomba o armas?. Noruega: un cero en seguridad. Si ocurre en España nos tachan de tercermundistas.
En fin, volviendo al tema musical, tengo que destacar la gran caída de Islandia al puesto 19, cuando Hera Bjork era una de las favoritas claras a la victoria, o la del anfitrión, Noruega, que se debe conformar con recibir 35 votos y quedarse 20º (como cantaba inmediatamente después que España, creo fue perjudicada ya que pasó sin pena ni gloria cuando todo el mundo comentaba esos dramáticos 20 segundos del espontáneo en escena sin prestar atención a nada).
Israel, tan del agrado de los seguidores españoles se queda en el lugar 14 con tres votos de diferencia con España, pero hay que ver el sonoro desafine que soltó el cantante al final del tema. Suecia no estuvo en la final y pienso que es muy injusto. Ahora se le tiene una gran manía a este País, y no se sabe la razón. Se dice van de sobrados, pero yo puedo constatar que he visto críticas acérrimas contra los suecos de gente que luego acude cada año al Melodifestivalen, en fin…Para mí Suecia no desmerecía de Bélgica (eran muy similares), y en este caso Tom Dice ocupó un dignísimo sexto lugar (con gran mérito) y Anna Bergendahl era apeada de estar en la gran noche.
Para mi gusto y opinión personal quisiera destacar a dos artistas que me impactaron en ese 29 de Mayo: Sopho Nizharadze y Alyosha. Ambas brillaron con luz propia en Eurovisión, mientras la representante de Georgia y su bella coreografía hicieron que se colocara en el lugar 9º, la ucraniana impactaba y hacía aflorar sentimientos en una sobria y enigmática puesta en escena, logrando el puesto inmediatamente posterior. Mérito la de Sopho quien, participando en esos movimientos constantes, interactuando con sus bailarines, hizo gala de una voz perfecta sin perder ni un momento el tono ni el color. Alyosha, por su parte hizo otro tanto, aunque estaba más tranquila en escena, pese a esa convincente mirada que traspasaba, al igual que su timbre de voz superiores incluso a la grabación discográfica. Un 10 para ambas esa noche, desde mi posición de espectador. Lo mejor para mí de la Final.
Grecia y su Opa se convirtieron en el estribillo perpetuo de esas semanas, logrando buena promoción de la canción que gusta a casi todos, pese a lo limitado del cantante.
Batacazo de Irlanda que hizo buena la frase de que “segundas partes nunca fueron buenas…”, pese a la sobria interpretación de Niamh Kavannagh. Pero estamos en lo mismo: al público en general (el que vota), parece haberle cansado lo clásico y, curiosamente este año, considerado como algo retro por algunos medios, se imponen los modernos.
Alemania organizará el Festival de 2011, y, al menos hay que agradecer ese triunfo de los vapuleados Big Four. Desde que Katrina venciera en 1997 para Gran Bretaña, habían pasado demasiados años para que se repitiera tal circunstancia. Francia quedaba demasiado bien para lo que presentaba( 12º lugar) y Gran Bretaña conseguía tan solo 10 votitos que lo desterraron al farolillo rojo (fastidiando, por cierto, las previsiones de Uribarri, que, a mi entender no deja de fastidiar el Festival con su egocentrismo).

No hay comentarios:

Publicar un comentario