lunes, 14 de diciembre de 2009

OSLO 2010


Oslo 2010 es la meta inmediata de los aficionados al Festival de Eurovisión, y, como cada año nuevo, todos tenemos puestas las mayores expectativas e ilusiones. Estas ilusiones de los fans no son, demasiadas veces, compartidas por el Ente organizador español (léase TVE), y ya hemos tenido en demasiadas ocasiones muestras de ello, no obstante hay que agradecer a la televisión pública, el hecho de que, al menos, da cierta publicidad al Evento en los últimos tiempos, si bien esa pomposa convocatoria de TU PAIS TE NECESITA, suena como a desesperación contradictoria. Veamos: como en estos últimos años TVE organiza la pre-candidatura a Eurovisión del representante español vía Internet. De nuevo se abrirá la puerta a todo el que quiera presentarse a la misma, y, si bien esto es positivo para el sector musical en creciente crisis, y para mucha gente con talento que, quizá de otro modo no podría ser conocida, también se puede deducir que para nuestro patrio Big Four, Eurovisión es cosa de debutantes. Eso es, de nuevo surge el dilema: ¿osarán presentarse a competir artistas de renombre o de cierta estabilidad artística de este País?. ¿Querrán ellos/as estar en las mismas circunstancias de gente desconocida que aspira a cantar?. Evidentemente un nombre conocido, con tablas no garantiza, en principio un éxito en Eurovisión, pero, no me negarán que, al menos, augura un cierto nivel para un Festival de reconocido prestigio mundial...salvo excepciones (léase España). TVE da entrada a la posibilidad de representarla cualquier persona, sea profesional o no de este mundillo musical, pero, me pregunto yo ¿no se merece el Festival una mejor opción?. ¿Conseguiremos algún día que la prensa o los críticos reconozcan la dignidad de Eurovisión y no se harten de machacarlo fruto de "trolas" y "bulos" no por repetidos ciertos y "topicazos" harto por sí elocuentes (países balcánicoa, vecinismo, nos tienen manía...ad libitum). Ojo, no quiero pecar de prejuicios contra los nuevos valores artísticos, demasiado tienen que luchar para hacerse un hueco en este complicado ambiente profesional, pero a mí, en particular, me gustaría, ¡ iluso de mí !, volver a una época en que para los cantantes españoles Eurovisión era tremendamente atractivo. TVE se vaciaba en él, y para esos consagrados artistas, era un verdadero orgullo el representar a los españoles en el Festival. Hablo de, por supuestísimo Pasaporte a Dublín o esos Festivales Nacionales de finales de los 60 y primeros 70. Pero también existe la opción (tal vez menos democrática, evidentemente) de la elección interna, y, aquí, naturalmente juegan intereses diversos que nosotros no podemos descifrar: comerciales, discográficos, etc... ¿Quién y cómo barajarían esos nombres CONOCIDOS que no tengan miedo escénico a Eurovisión y al cerval temor de que, si quedan mal, van a desaparecer tragados por el olvido? ¿Qué discográfica acepta el reto y cree que su pupilo/a está en condiciones de ser estudiado por millones de espectadores?. No, no es garantía de éxito el que vaya un buen/a cantante...pero sí dignifica el Festival, y, de paso, se evita que bodrios de sectores privados se atrevan a meter a sus colaboradores/actores/presentadores/fontaneros a intentar quitar la plaza a un cantante que a lo largo de los años se ha pateado el País intentando hacr música en serio. ¡Qué cruz, Señor, qué cruz!

No hay comentarios:

Publicar un comentario