martes, 19 de mayo de 2009

MOSCU 2009: PEQUEÑO RESUMEN


...Y ganó Noruega
Hemos regresado de Moscú, tras agotadoras jornadas de Eurovisión y transportes, caminatas y vuelos incluídos. Aún con riesgo de no estar al cien por cien de lucidez (el cansancio me ha revenido de pronto), me pongo frente al teclado para hablar, aunque no sea más que someramente y como primera y fresca impresión, de lo acontecido en el Festival de 2009.
Ganó Noruega, como previsiblemente esperábamos la mayoría hace semanas, en un Festival estupendo, con un nivel altísimo y con un fracaso grande de España, que, con nuestra querida Soraya, se tuvo que conformar con un pésimo 24 lugar.
Alexander Rybak, el bielorruso representante de Noruega triunfó de manera rotunda, batiendo récords de puntuación, en esa mágica noche de cuentos de hadas con su “Fairytale”. Nada que obviar, puntuado altísimo desde la primera intervención en las votaciones (España), hasta el final. El chaval, violín en ristre, cautivó a la audiencia y Jurados. Carismático, con gran magnetismo en su mirada, enamoraba a la cámara desde cualquier ángulo, y su canción enganchaba a la primera, que es, al fin y al cabo lo importante y vital en la final de Eurovisión.
No voy a hablar excesivamente del resto de Países, ya que me quiero centrar en España, pero es obligado reseñar a algunos que a mí, en especial, me gustaron mucho y llegaron a emocionarme. Me dejo llevar por el sentimiento a flor de piel, es decir, lo que me llega lo hace a través de la emoción que puede producirme, y, así, tengo que señalar a Jade Ewen, la gran cantante que llevó Reino Unido con el tema de Webber, y que pensé podría ganar dado su gran fuerza en escena, en un increscendo emocionante que invitaba a aplaudirla, amen de ser la única balada de los últimos puestos, lo que se podría traducir en votos. Se quedó finalmente en un 5º lugar que, pese a mejorar ostensiblemente la calificación de Reino Unido con respecto de los últimos festivales, pienso merecía estar más alto todavía.
Francia y Patricia Kaas. No era la canción francesa muy adecuada para Eurovisión, pero es que esa mujer, sola en escena te pone la piel de gallina. Como me comentaron algunos amigos, a la cantante gala, aunque no se la entienda en su idioma, se adivina por su interpretación lo que canta y quiere decir. Transmite todo de manera emocional y directa. Un 8º lugar que hace que el otro Big Four se levante de sus cenizas de las últimas ediciones y vea con optimismo el futuro. Creo es muy meritoria su posición, dado lo poco festivalera de su canción.
Yohanna con “Is the True?”, emocionó al auditorio presente en el Olimpiysky ruso y a la mayoría de votantes de esa noche: 2ª posición con 218 puntos, eso sí a gran distancia del vencedor noruego que logró 387. Islandia repetía esa posición tras el recordado festival de 1999 cuando Selma la lograba en lucha titánica con Charlotte Nilsson. De dulzura y encanto evidentes, la islandesa agradó a todo el mundo, y esa voz, ¡cómo canta la niña!. Desde luego en este año de baladas (que al final no fueron tantas), la de ella es de lo mejor, evidentemente.
Estonia y Urban Symphony quedando en un muy buen 6º lugar. Era mi favorita de las nórdicas y no me defraudó para nada. Sobria y de impecable intervención, el grupo femenino en escena convenció y gustó.
Dinamarca y Brinck. El tema me parecía estupendo desde el principio, pero el cantante es poco expresivo, algo frío en escena y un poco perdido durante su intervención, no obstante este 13 º lugar es bastante merecido…y mejorable si hubiera cantado otro intérprete.
Portugal, ¡qué emocionante lo de Flor de Lis!, la solista lloró de emoción ante los gritos de apoyo del núcleo de españoles que la vitoreaban a rabiar. Y con un gran mérito de clasificarse para la Final sin el voto hispano. En la final puesto 15º, pero con un tema tan fresco, tan diferente al resto , con un colorido en su puesta en escena que gustaron mucho. La dulzura y encanto de la solista hicieron el resto.
De esta final sobraban a mi entender Rumanía y Finlandia. No me gustaban nada, y, pese a que los últimos sonaron mejor que en semifinal, en su lugar hubiera optado por Suiza, injustamente eliminada y, quizá, Eslovenia, pese a su pienso que poco acertada puesta en escena relegando la presencia de la solista femenina a pocos segundos de la visión del público.
Fracaso de nuevo de Suecia, relegada al 21º lugar, de Malta, con Chiara algo repetitiva pese a su indudable voz, puesto 22 y el cuarto Big Four, Alemania en sus posiciones parecidas de los últimos tiempos 20º. ¡Ah!, y no nos olvidemos de Ucrania, su parafernalia importada de Hong Kong de poco le sirvió. La canción era francamente mala, y el público no se dejó engañar con trucos.La Loboda quedó en un 12º lugar, algo impropio de los ucranianos desde Riga 2003.
****************
ESPAÑA, Soraya “La noche es para mí”, puesto 24 ex aquo con Lituania en el 23 y esos mismo puntos. Recibimos votos de Andorra (12), Portugal (7), Suiza(3) y Grecia(1). Países que tradicionalmente votaban a los nuestros nos dejaron a todos con la boca abierta y el estupor de la decepción en los rostros de todos los españoles asistentes (Bélgica, Alemania, Turquía, Israel, Albania…).
¿Qué ocurrió con Soraya?. Especulaciones de todo tipo (que jamás se podrán probar): que si nos castigaron por no transmitir en directo la Semifinal segunda en la que debía de votar España, que si por la metedura de pata por parte de un miembro del Jurado español de publicar en Internet incumpliendo normas, el resultado de esa votación española (sin público, porque no hubo esa opción al no transmitirse directo), etc.
No lo sé, pienso que es algo injusto ese lugar, y, pese a que yo ya en anteriores columnas había dicho que el tema no era para tirar cohetes, debo reconocer que me sentí cautivado y “cegado” por el encanto de Soraya y su fuerza escénica. Pero imaginábamos una posición infinitamente mejor. Estuvo sobria, muy segura como nos tiene acostumbrados y canta bien. Pero no gustó en general a Europa por lo que se ve. Nosotros que apostábamos por un Jurado, tendremos que reconocer que nos trataba mejor el público en general,que parece ser nos tiene mejor concepto, no hay que olvidar que (salvo Lydia en 1999), todos los anteriores representantes españoles quedaron mejor parados. ¿Qué ocurrió con Soraya, repito?. No podré olvidar en mucho tiempo la cara de desencanto de los españoles al transcurrir la noche sin que España estrenara su casillero…hubo un momento en que evidenciábamos un boicot inexistente que, incluso, motivó una cierta rebeldía por parte de un sector que apostábamos por abandonar el pabellón. Luego llegó Andorra y nos medio conformamos.
¿Por qué razón canciones y cantantes españoles anteriores, de peor enjundia musical han quedado mucho mejor?.¿Qué barajó el jurado a la hora de valorar a Soraya?.
He oído por ahí que la coreografía no era la mejor ni lucía, y, sí, es posible (tal vez Soraya debiera haber mantenido la misma que hiciera en la preselección), que la realización no explotaba el carisma de la extremeña…y sí, también es cierto (ella misma nos dijo que estaban un poco decepcionados con los realizadores que no lograban plasmar en imágenes y planos lo que España había propuesto). Soraya es una guapa mujer de preciosos ojos que merecían un mejor trato con más primeros planos. Se dice , asimismo, que su vestuario dejaba que desear, que la vistieron de patinadora y que no era eurovisivo ese modelito…en fin, ya sabemos todos lo fácil que es hacer leña del árbol caído, y mucho más fácil subirse al carro de la prepotencia que critica desde su plataforma de sabelotodos a todo el que se pone por delante.
Otros aducen a que la canción era “antigua”, ¡ah!, ¿pero la música tiene una fecha de caducidad?. Si así fuera, ¿cuándo caducó la Novena Sinfonía de Beethoven o el Réquiem de Mozart?. ¿Antigua?¿qué es antiguo…la música pop?. ¿Desde cuándo se interpretan baladas en Eurovisión?. Y no olvidemos que entre las cinco primeras clasificadas hay dos de corte “muy antiguo”.
Otra cuestión que no me cuadra es el hecho de que Soraya y Hadise (Turquía), mantenían una especie de codo a codo en las webs especializadas, junto a otros (Noruega, Reino Unido ) como favoritas, y que, al final la turca la confirma mientras la española la pierde, ¿qué ocurrió para ello?. No lo entiendo.
Ah, y no olvidemos que Turquía prácticamente siempre manda el mismo estilo en los últimos tiempos.
Quizá todo sea más sencillo, aunque nos duela: que el listón estuvo muy alto, difícil de superar y que el tema que presentó España no impactó entre tanta calidad (a mí, no obstante me siguen pesando Rumanía y Finlandia). Pasó desapercibida o, como llegó a decir un estupefacto Uribarri (me lo contaron, aún no pude visionarlo), a la hora de votar y de hacer quinielas, la gente se olvidara de que participaban 25 Países y cerraron sus apuestas a los 24 primeros.
Ahora se recuerda a Melody y Los Vivancos, con ese número especial que al final se quedó en espantada y un empate con Soraya que no sirvió. ¿Hubiera impactado más? O, como dicen muchos, ¿la andaluza serviría como símbolo identificativo de nuestra tierra? O, por el contrario los antiandaluces que ahora están, parece, de moda, dirían que era mucho peor. Eso jamás lo sabremos, lo cierto es que, como todos los años, gente a la que ni le va ni le viene Eurovisión, siguen escribiendo columnas y utilizan adjetivos a diestro y siniestro: ridículo, fracaso…¡¡¡mejor el Chiki!!! (eso lo he leído, lo juro por Dios), etc etc.
De TVE hay que decir que han tenido mejores momentos en su larga historia, y la metedura de pata doble pasará factura en el futuro. Me pregunto ¿peligrará la participación española en Eurovisión? ¿El Big Four será otro?. La apatía y cierta desgana entre algunos de los miembros de la delegación española, esa sensación de estar fuera de lugar, se ha notado bastante esos días de Moscú, y ni qué decir tiene de los verdaderos responsables de no emitir a su hora la semifinal y ese señor que no para de criticar el Festival en su blog amparado por la propia TVE, descubriendo “el pastel” de los votos del Jurado español con muchas horas de antelación…otorgados previamente EN UN ENSAYO. El público español esa noche no tuvo opción: ni voz ni voto.
Soraya, te queremos. Ojalá que esto no afecte a tu carrera y que tu discográfica siga, como estamos seguros hará, apostando por ti. Un beso, guapa, y tranquila, tu actuación estuvo genial y todos te agradecemos la ilusión que nos has dado con tu presencia en Eurovisión 2009.

No hay comentarios:

Publicar un comentario